LA IMPORTANCIA ESTRATÉGICA DE LOS CABLES SUBMARINOS DE FIBRA ÓPTICA

Greg Mahlknecht
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Submarine_cable_map_umap.png

Las alarmas han saltado. Los medios israelíes hablan del temor real de que los hutíes puedan sabotear las lineas de cable submarino de Internet. Explicitan los daños masivos que una acción como esta acarrearía a la economía global (hablan de 10 billones de dólares por día desde la ruptura de las conexiones). Especulación o no lo cierto es que la gran mayoría no somos conscientes de la estratégica dependencia mundial de estas tecnologías.

Los cables submarinos de fibra óptica son una infraestructura crítica central en la era de la información. En la actualidad existen 486 en todo el mundo. Su importancia es tal que sin ellos no existirían la mayoría de las conexiones: entre el 95% y el 99% del tráfico de Internet que se producen a diario transita a través de ellos. Es por ello que son una de las infraestructuras más relevantes en términos estratégicos. De su seguridad dependen tanto las economías como las sociedades, sobre todo la de los países más desarrollados en términos de PIB per cápita.

La protección de los cables submarinos, las estaciones de amarre y nodos asociados es crucial. Los cables, aunque estén instalados en el lecho marino, son vulnerables a cortes, daños y otro tipo de amenazas, y su protección ha emergido como un tema de interés en la comunidad internacional tras episodios como el sabotaje contra el gaseoducto Nord Stream. Los riesgos y amenazas que enfrentan son los siguientes: errores humanos, fenómenos naturales, acciones de sabotaje o espionaje, y causas técnicas.

Por otro lado, todo cable submarino tiene al menos dos puntos en los que debe conectarse a tierra para dar servicio a los usuarios. Cualquier incidente en las estaciones puede dejarnos sin Internet, o al menos introducir importantes perjuicios ante la necesidad que habría para redirigir el tráfico por caminos alternativos.
Lo cierto es que a medida que aumenta el volumen de los datos que transitan por los cables submarinos crece el valor estratégico de este tipo de infraestructuras. Esto conlleva a que se intensifique la competencia entre las grandes potencias y se incremente la preocupación por su seguridad.

La feroz lucha económica entre EE. UU. y China, por ejemplo, también se observa en el ámbito de los cables submarinos. Washington, mediante sus grandes empresas tecnológicas, sigue dominando el ciberespacio, pero Pekín busca disputar ese control.

Pero no solo China está en el radar de EE. UU.: la OTAN ha clasificado a Rusia como una amenaza para los cables de los países occidentales. Temen que Moscú realice sabotajes.

La Alianza Atlántica ha movido ficha ante el nuevo escenario. En enero de 2023, la OTAN y la UE crearon un grupo de trabajo conjunto para proteger las infraestructuras submarinas críticas. Un mes después, el 15 de febrero de 2023, el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, anunció la creación de una Célula de Coordinación de Infraestructura Submarina Crítica en la Sede de la OTAN.

El caso del Estado español. El Estado español es un país clave por su ubicación, ya que es una entrada estratégica para muchas partes no solo de Europa sino también de otros continentes. Existen varios cables, pero uno de los más importantes es el denominado Marea. Es un cable de 6.600 km de largo que conecta Virginia Beach, Virginia, EE. UU. y la playa de Sopelana. Está compuesto por un paquete de hilos de fibra óptica de ocho pares. Con sus 200 Tbps de capacidad, a día de hoy es uno de los cables de mayor capacidad del mundo.

Según la compañía operadora Telxius, el Campus de la Estación de Amarre de Virginia Beach (Virginia Beach Telxius CLS Campus), la cual comparte con los cables Brusa y Dunant, cuenta con un backhaul directo a Ashburn, donde se encuentra la mayor concentración de centros de datos del mundo, y a Richmond. Al otro lado, en Europa, Marea se conecta desde Sopelana al Hub de Comunicaciones de Derio que ha sido especialmente diseñado para canalizar la capacidad de este cable y llevarla a los
principales nodos de comunicaciones de Europa.

Oier Zeberio Maiztegi

Esta entrada ha sido publicada en Nuestras Claves y etiquetada como , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *