El átomo, indispensable para Armenia

Central Nuclear Metsamor. Fuente: Stratocles (Wikipedia).

A día de hoy, la energía nuclear es un elemento esencial en la producción de electricidad a nivel nacional en Armenia. El país cuenta con una central nuclear, la central nuclear de Armenia, con un reactor en estado de operación (Unidad 2). En 2022, la producción eléctrica de la Unidad 2 representó el 31% de la producción eléctrica total. Suministró 2.632 GWh de electricidad.

La central se encuentra cerca de la localidad de Metsamor (construida en 1969 para albergar a los trabajadores de la planta), a unos 30 km al oeste del centro de la capital del país, Ereván. Cuenta con dos reactores: la Unidad 1, cerrado desde el 25 de febrero de 1989, y la Unidad 2, actualmente en funcionamiento. El dueño de la Unidad 2 es el Ministerio de Energía y Recursos Naturales de Armenia, mientras que su operador es el Closed Joint Stock Company Armenian NPP.

Las características de la Unidad 2 son las siguientes: Cuenta con un reactor del tipo PWR (VVER en ruso) que es del modelo VVER-440 / V-270. En los reactores del tipo PWR, el combustible es uranio enriquecido, y el agua actúa como moderador de neutrones (ralentiza los neutrones para que aumente la probabilidad de que golpeen otros átomos de uranio) y como refrigerante. Su capacidad termal es de 1375 MWt, mientras que su capacidad eléctrica neta es de 423 MWe. Es decir, su eficiencia es del 30.76%.

La Unidad 1 y la Unidad 2 de la planta nuclear fueron las primeras plantas soviéticas que se diseñaron para construirse en una región de alta sismicidad y fueron modificadas. La construcción de la Unidad 1 comenzó el 1 de julio de 1969, entró en fase operativa comercial el 6 de octubre de 1977 y cesó su actividad el 25 de febrero de 1989. La construcción de la Unidad 2 empezó el 1 de julio de 1975, y entró en su fase operativa comercial el 3 de mayo de 1980. Sin embargo, desde el 18 de marzo de 1989 hasta el 5 de noviembre de 1995 estuvo parada.

Las paradas de los reactores se dieron por el siguiente hecho: En diciembre de 1988 se produjo un fuerte terremoto en el noroeste de Armenia que provocó la muerte de al menos 25.000 personas. La planta, al estar a 75 kilómetros del epicentro del terremoto, continuó operando sin daños. Sin embargo, ambas unidades fueron cerradas en 1989 debido a las preocupaciones de seguridad relacionadas con la vulnerabilidad sísmica. Mientras que la Unidad 1 quedó clausurada, la Unidad 2 se volvió a poner en marcha el 5 de noviembre de 1995. Según la Wold Nuclear Association (WNA), la decisión de reiniciar la Unidad 2 se tomó en 1993 debido a la severa crisis económica que sufría el país.

Desde entonces, el Organismo Internacional de la Energía Atómica ha estado participando en las mejoras de seguridad de la planta, cuyo cierre estaba previsto en 2016, pero que continuará hasta que se ponga en servicio una nueva unidad. En marzo de 2023, el gobierno aprobó una extensión de la vida útil operativa de 10 años para la Unidad 2. El gobierno declaró que las diversas inversiones planificadas, junto con las actualizaciones ya implementadas, podrían extender la vida útil operativa del reactor hasta 2036.

Oier Zeberio

Esta entrada ha sido publicada en Nuestras Claves y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *